Cómo calcular la cantidad de proteína que necesita


Es importante que comamos lo suficiente cada día para cubrir las necesidades de nuestro cuerpo. La proteína ayuda a su cuerpo a mantener un equilibrio adecuado de líquidos, construye y repara los tejidos, transporta nutrientes y proporciona otras funciones esenciales. ¿Sabes cuánta proteína necesitas? Todos necesitan una cantidad diferente y hay muchos factores diferentes que afectan su número.

Diferentes maneras de determinar las necesidades de proteínas

Al determinar sus necesidades de proteínas, puede identificar un porcentaje del total de calorías diarias o puede apuntar a un número específico de gramos de proteínas para consumir por día.

Porcentaje de calorías diarias

Los actuales sugieren que los hombres y mujeres adultos consumen entre el 10 y el 35 por ciento de sus calorías totales de proteínas. Para obtener su número y hacer un seguimiento de su ingesta, necesitará saber cuántas calorías consume cada día.

Para mantener un peso saludable, debe consumir aproximadamente la misma cantidad de calorías que quema cada día.

Una vez que sepa cuántas calorías consume, simplemente multiplique esa cantidad por el 10 por ciento y el 35 por ciento para obtener su rango.

Como ejemplo, un hombre que consume 2,000 calorías por día necesitaría consumir de 200 a 700 calorías diarias de proteínas.

Proteínas por día

Como alternativa al enfoque de porcentaje, puede apuntar a un número específico de gramos de proteína por día.

Una forma sencilla de obtener un rango de gramos de proteína por día es traducir el rango de porcentaje en un rango específico de gramos de proteína. La matemática es fácil.

Cada gramo de proteína contiene cuatro calorías. Simplemente divide los dos números de rango de calorías por cuatro.

Un hombre que come 2,000 calorías por día debe consumir de 200 a 700 calorías de proteínas o de 50 a 175 gramos de proteínas.

Hay otras formas de obtener un número más específico que puede tener en cuenta la masa muscular magra y / o el nivel de actividad física.

Puede determinar las necesidades básicas de proteínas como un porcentaje de su ingesta diaria total de calorías o como un rango de gramos de proteínas por día.

Las necesidades de proteínas en función del peso y la actividad

El adulto promedio necesita un mínimo de 0,8 gramos de proteína por kilogramo de peso corporal por día. Un kilogramo equivale a 2.2 libras, por lo que una persona que pesa 165 libras o 75 kg necesitaría aproximadamente 60 gramos de proteína por día.

Sin embargo, sus necesidades de proteínas pueden aumentar si usted es muy activo. La Academia de Nutrición y Dietética, el Colegio Americano de Medicina Deportiva y los Dietistas de Canadá que los atletas necesitan más proteínas.

Sugieren que los atletas de resistencia (aquellos que participan en actividades como correr, montar en bicicleta o nadar regularmente) consumen de 1.2 a 1.4 gramos de proteína por kilogramo de peso corporal por día, lo que se traduce en 0.5 a 0.6 gramos de proteína por libra de cuerpo peso.

Las organizaciones sugieren que los atletas entrenados en la fuerza (que participan en actividades como el levantamiento de pesas o el entrenamiento con pesas de forma regular) consumen de 1.6 a 1.7 gramos de proteína por kilogramo de peso corporal. Esto se traduce en 0.7 a 0.8 gramos de proteína por libra de peso corporal.

Las necesidades de proteínas se basan en la masa corporal magra

Un método adicional para calcular la cantidad de proteínas que necesita tiene en cuenta el nivel de actividad y la masa corporal magra. Algunos expertos creen que esta es una técnica más precisa ya que nuestra masa corporal magra requiere más proteínas para el mantenimiento que el tejido graso.

Determinar la masa corporal magra

La masa corporal magra (LBM) es simplemente la cantidad de peso corporal que no es grasa. Incluye huesos, agua, músculos, órganos y otros tejidos. Hay diferentes maneras de determinar su masa corporal magra, pero la más fácil es restar la grasa corporal de su masa corporal total.

Primero, deberás determinar tu porcentaje de grasa corporal. Hay diferentes maneras de obtener el número, incluidas las pruebas de grasa corporal con calibradores de piel, escalas BIA o exploraciones DeXA. También puedes estimar la grasa corporal con esta calculadora.

A continuación, calcule su grasa corporal total en libras. Multiplica tu peso corporal por el porcentaje de grasa corporal. Por ejemplo, si pesas 150 libras y tu porcentaje de grasa es de 30, entonces 45 de esas libras serían de grasa (150 x 30% = 45).

Por último, calcular la masa corporal magra. Simplemente reste el peso de la grasa corporal de su peso corporal total. Usando el mismo ejemplo, la masa corporal magra sería 105 (150 – 45 = 105).

Calcular la necesidad diaria de proteínas

Para determinar su necesidad diaria de proteínas, multiplique su LBM por el nivel de actividad adecuado.

  • Sedentario (generalmente inactivo): multiplica por 0.5
  • Actividad ligera (incluye caminar o jardinería): multiplica por 0.6
  • Moderar (30 minutos de actividad moderada, tres veces por semana): multiplique por 0.7
  • Activo (una hora de ejercicio, cinco veces por semana): multiplique por 0.8
  • Muy activo (10 a 20 horas de ejercicio semanal): multiplique por 0.9
  • Atleta (más de 20 horas de ejercicio semanal): multiplica por 1.0

Basado en este método, una persona de 150 libras con un LBM de 105 requeriría una proteína diaria que oscila entre 53 gramos (si es sedentario) y 120 gramos si es atlético.

Beneficios para la salud de la proteína

La proteína ayuda a mantener los tejidos del cuerpo, incluidos los músculos, órganos, sistema nervioso, sangre, piel y cabello. También sirve como un mecanismo de transporte de oxígeno, grasas, vitaminas y minerales.

Además, comer proteínas puede ayudarlo a controlar su peso porque demora más en digerir una comida rica en proteínas. Después de consumir una comida con proteínas, es probable que se sienta satisfecho y satisfecho por más tiempo.

Algunos alimentos con proteínas tienen beneficios adicionales para la salud. Los pescados, como el salmón, el atún, el arenque y la trucha, son ricos en proteínas y también en ácidos grasos omega-3 que son esenciales para la salud. Las legumbres son altas en proteínas y tienen alto contenido de fibra y contienen fitoquímicos que pueden tener beneficios para la salud.

Deficiencia

A diferencia de la grasa y la glucosa, nuestro cuerpo tiene poca capacidad para almacenar proteínas. Si tuvieras que dejar de comer proteínas, tu cuerpo comenzaría a descomponer los músculos.

La deficiencia de proteínas es rara en los países desarrollados, sin embargo, puede suceder si no estás comiendo suficientes alimentos todos los días.

Consumo excesivo

Por otro lado, es posible comer demasiada proteína. Algunas personas creen que el exceso de proteínas se excreta en la orina; Sin embargo, solo una parte de la proteína se excreta. Otra parte de la proteína se convierte en glucosa para obtener energía o se almacena como grasa.

Entonces, si comes demasiada proteína y, como resultado, demasiadas calorías, corres el riesgo de aumentar de peso con el exceso de calorías.

Si su meta de calorías sigue por buen camino pero obtiene más proteínas de las que necesita, es probable que no esté obteniendo suficientes carbohidratos o grasas para que su cuerpo funcione correctamente. La clave para una nutrición adecuada es lograr el equilibrio adecuado de los macronutrientes.

Fuentes de proteína

La proteína proviene de fuentes tanto vegetales como animales y puede satisfacer sus necesidades de proteínas con cualquier tipo de proteína. Una buena fuente de proteínas es una que se prepara de una manera que no agregue grasa extra, azúcar o extra.

Carne y comida de mar

Las carnes magras, aves, pescado, mariscos, huevos y productos lácteos son excelentes fuentes de proteínas. Estos alimentos se pueden asar o asar para minimizar la grasa agregada.

También puede elegir cortes de carne bajos en grasa o quitar la piel de pollo o pavo para reducir la grasa y las calorías.

Proteína a base de plantas

Las legumbres, los frutos secos y las semillas son buenas fuentes de proteínas. Algunas verduras (como la espinaca o la col rizada) y los granos (como la quinua) también proporcionan proteínas en pequeñas cantidades.

Mantenga las proteínas de sus plantas saludables al elegir recetas y métodos de cocción que conserven sus beneficios nutricionales. Por ejemplo, use tofu en lugar de carne en un salteado, agregue nueces o semillas a una ensalada, o use frijoles secos como riñón, azul marino o negro como su fuente principal de proteínas para algunas comidas.

Conseguir más proteínas en su dieta

Aquí hay algunos consejos para obtener más proteínas en su dieta saludable.

  • Servir huevos revueltos y espinacas para el desayuno.
  • Elija tocino de pavo o salchichas que sean más bajas en grasa. Mejor aún, busque marcas con menos sodio.
  • Agregue semillas o nueces picadas sobre un plato de verduras.
  • Coma un puñado de almendras en lugar de alimentos con almidón.
  • Compre cortes magros de carne y sírvalos con una gran cantidad de vegetales de color verde oscuro y coloridos.
  • Come más pescado, pero evita el pescado empanizado. Elija pescado al horno o escalfado en su lugar.
  • Servir pollo al horno o asado en lugar de pollo frito.
  • Hacer un salteado con trozos de pollo y verduras frescas.

Tenga en cuenta que una porción de proteína generalmente comprende de 3 a 5 onzas de carne, pollo o pescado, un huevo, 1.5 onzas de queso o aproximadamente 12 nueces.

También puede utilizar otros métodos para consumir el tamaño de porción correcto. Una porción de carne, pollo o pescado es aproximadamente del tamaño de la palma de la mano. Una porción de queso es del mismo tamaño que dos dados.

Pautas de proteínas para poblaciones especiales

Muchas fuentes que proporcionan pautas de proteínas proporcionan números para hombres y mujeres adultos. Pero hay ciertas poblaciones que pueden necesitar más o menos para controlar una condición médica o facilitar el crecimiento.

Si bien un médico o nutricionista sería el más adecuado para determinar su porcentaje ideal, hay algunas pautas generales que pueden ayudarlo:

  • Los niños y adolescentes necesitan más proteínas (hasta un 25 por ciento de las calorías totales) que los adultos.
  • Las mujeres embarazadas y lactantes necesitan más proteínas que las mujeres que no están embarazadas.
  • Los adultos mayores necesitan más proteínas que los adultos de mediana edad.
  • Las personas con enfermedad hepática o renal deben hacerlo (hasta el 10 por ciento de las calorías totales o menos).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *