¿Qué es el liderazgo laissez-faire? Los pros y los contras

¿Qué es el liderazgo laissez-faire? Los pros y los contras
4.2 (83.08%) 13 votes

El liderazgo de Laissez-faire, también conocido como liderazgo delegativo, es un tipo en el que los líderes son manos libres y permiten que los miembros del grupo tomen las decisiones. Los investigadores han descubierto que este es generalmente el estilo de liderazgo que conduce a la productividad más baja entre los miembros del grupo.

Sin embargo, es importante darse cuenta de que este estilo de liderazgo puede tener tanto beneficios como posibles dificultades. También hay ciertas configuraciones y situaciones donde un estilo de liderazgo laissez-faire podría ser el más apropiado. puede ser útil para comprender sus propias fortalezas y posibles debilidades.

Verywell / Hugo Lin

Características del liderazgo laissez-faire

El liderazgo de Laissez-faire se caracteriza por:

  • Muy poca orientación de los líderes.
  • Libertad total para que los seguidores tomen decisiones.
  • Los líderes proporcionan las herramientas y los recursos necesarios.
  • Se espera que los miembros del grupo resuelvan los problemas por su cuenta.
  • El poder se entrega a los seguidores, pero los líderes aún asumen la responsabilidad de las decisiones y acciones de los grupos.

Ha habido una serie de conocidos líderes políticos y empresariales a lo largo de la historia que han mostrado características de un estilo de liderazgo laissez-faire. Steve Jobs era conocido por dar instrucciones sobre lo que le gustaría ver a su equipo, pero luego dejarlos en sus propios dispositivos para descubrir cómo cumplir sus deseos. El ex presidente de los Estados Unidos, Herbert Hoover, fue famoso por adoptar un enfoque más laissez-faire para el gobierno, a menudo al permitir que asesores más experimentados asumieran tareas en las que carecían de conocimientos y experiencia.

Beneficios

  • Puede trabajar para equipos motivados con alta experiencia y habilidades

  • Los equipos creativos pueden valorar la independencia.

  • Funciona bien cuando el líder proporciona la información y los materiales necesarios al inicio del proyecto

Inconvenientes

  • No es bueno para los grupos que carecen de las habilidades, la motivación y el cumplimiento de los plazos.

  • Puede resultar en un desempeño y resultados pobres

  • El líder puede aparecer no involucrado

  • Confusión sobre los roles en el grupo.

Beneficios del liderazgo laissez-faire

Al igual que otros estilos de liderazgo, el enfoque delegativo tiene tanto beneficios como deficiencias. A veces, este estilo puede ser efectivo, especialmente si se usa de manera adecuada en la configuración correcta y con grupos que responden bien.

Algunos ejemplos de cuando este estilo de liderazgo funciona bien:

Cuando los miembros del equipo tienen las habilidades para tener éxito. El liderazgo de Laissez-faire puede ser efectivo en situaciones en las que los miembros del grupo son altamente capacitados y capaces de trabajar por su cuenta. Dado que estos miembros del grupo son expertos y tienen los conocimientos y las habilidades para trabajar de forma independiente, son capaces de realizar tareas con muy poca orientación.

Cuando los miembros del grupo son expertos. El estilo delegativo puede ser particularmente efectivo en situaciones en las que los miembros del grupo tienen más conocimientos que el líder del grupo. Debido a que los miembros del equipo son expertos en un área en particular, el estilo laissez-faire les permite demostrar su profundo conocimiento y habilidad en torno a ese tema en particular.

Cuando se valora la independencia. Esta autonomía puede ser gratuita para algunos miembros del grupo y ayudarlos a sentirse más satisfechos con su trabajo. El estilo de laissez-faire se puede utilizar en situaciones donde los seguidores tienen un alto nivel de pasión y por su trabajo.

Si bien el término convencional para este estilo es "laissez-faire" e implica un enfoque completamente práctico, muchos líderes siguen abiertos y disponibles para los miembros del grupo para consultas y comentarios. Podrían proporcionar orientación al comienzo de un proyecto, pero luego permitir que los miembros del grupo hagan su trabajo con poca supervisión.

Este acercamiento al liderazgo requiere mucha confianza. Los líderes deben sentirse seguros de que los miembros de su grupo poseen las habilidades, el conocimiento y el seguimiento para completar un proyecto sin estar micro-administrados.

Desventajas del liderazgo de Laissez-Faire

El liderazgo de Laissez-faire no es ideal en situaciones donde los miembros del grupo carecen del conocimiento o la experiencia que necesitan para completar tareas y tomar decisiones. Este estilo de liderazgo se ha relacionado con resultados negativos, que incluyen un desempeño laboral deficiente, una baja eficacia del líder y una menor satisfacción del grupo.

Algunas personas no son buenas para establecer sus propios plazos, gestionar sus propios proyectos y resolver problemas por su cuenta. En tales situaciones, los proyectos pueden desviarse y los plazos pueden perderse cuando los miembros del equipo no reciben la orientación o los comentarios de los líderes.

Algunos posibles lados negativos del estilo laissez-faire:

Falta de conciencia de rol. En algunas situaciones, el estilo de laissez-faire conduce a roles mal definidos dentro del grupo. Dado que los miembros del equipo reciben poca o ninguna orientación, es posible que no estén realmente seguros acerca de su rol dentro del grupo y qué se supone que deben hacer con su tiempo.

Mala implicación con el grupo. Los líderes de laissez-faire a menudo son vistos como no involucrados y retirados, lo que puede llevar a una falta de cohesión dentro del grupo. Dado que el líder no parece preocupado por lo que está sucediendo, los seguidores a veces se dan cuenta de esto y expresan menos preocupación y preocupación por el proyecto.

Baja rendición de cuentas. Algunos líderes pueden incluso aprovechar este estilo como una forma de evitar la responsabilidad personal por las fallas del grupo. Cuando no se cumplen los objetivos, el líder puede culpar a los miembros del equipo por no completar las tareas o cumplir con las expectativas.

Pasividad y evitación. En el peor de los casos, el liderazgo de laissez-faire representa la pasividad o incluso una total evitación del verdadero liderazgo. En tales casos, estos líderes no hacen nada para tratar de motivar a los seguidores, no reconocen los esfuerzos de los miembros del equipo y no intentan involucrarse con el grupo.

Si los miembros del grupo no están familiarizados con la tarea o el proceso necesario para realizar la tarea, es mejor que los líderes adopten un enfoque más práctico. Eventualmente, a medida que los seguidores adquieren más experiencia, los líderes pueden luego volver a un enfoque más delegativo que les da a los miembros del grupo más libertad para trabajar independientemente.

Donde los líderes laissez-faire podrían prosperar

Si tiende a tener un enfoque más laissez-faire para el liderazgo, hay áreas y situaciones en las que podría hacerlo mejor. Trabajar en un campo creativo donde las personas tienden a estar altamente motivadas, capacitadas, creativas y dedicadas a su trabajo puede ser propicio para obtener buenos resultados con este estilo.

Por ejemplo, un líder delegativo podría sobresalir en un campo de diseño de productos. Debido a que los miembros del equipo están bien entrenados y son muy creativos, es probable que necesiten poco en el manejo. En su lugar, un líder eficaz puede proporcionar supervisión y orientación mínimas y aún así producir resultados de alta calidad.

Los líderes de laissez-faire suelen sobresalir en probar información y antecedentes al inicio de un proyecto, lo que puede ser particularmente útil para equipos autogestionados. Al darles a los miembros del equipo todo lo que necesitan al comienzo de una tarea, tendrán el conocimiento que necesitan para completar la tarea según lo indicado.

Incluso en dichos campos, puede ser conveniente utilizar una variedad de enfoques de liderazgo en diferentes fases del proceso de trabajo. Por ejemplo, el liderazgo laissez-faire puede ser más efectivo durante las fases iniciales cuando se crea una lluvia de ideas o se crea un producto o una idea. Una vez que el diseño esté en su lugar y listo para la producción, puede ser mejor cambiar a un estilo que implique más dirección y supervisión.

Un líder con este estilo puede tener problemas en situaciones que requieren una gran supervisión, precisión y atención al detalle. En apuestas altas y entornos de trabajo de alta presión, donde cada detalle debe ser perfecto y completado de manera oportuna, un estilo más gerencial puede ser más apropiado. El uso de un enfoque de laissez-faire en este tipo de escenario puede dar lugar a plazos no cumplidos y un rendimiento deficiente, especialmente si los miembros del grupo no están seguros de lo que deben hacer o no tienen las habilidades que necesitan para realizar tareas con poca o ninguna dirección.

Una palabra de Verywell

El estilo de liderazgo laissez-faire a menudo se descarta como uno que lleva a resultados de grupo pobres, pero puede ser apropiado y efectivo en una variedad de situaciones. En un entorno donde los miembros del grupo son altamente capacitados y motivados, en realidad puede producir excelentes resultados. Debido a que los miembros del equipo pueden ejercer una gran libertad sin microgestaciones excesivas, a menudo se sienten más inspirados y creativos.

Si tiende a ser más un líder de laissez-faire, puede que le resulte útil pensar en el tipo de situaciones en las que podría sobresalir en un papel de liderazgo. En entornos donde el grupo necesita más supervisión o dirección, es posible que deba concentrarse conscientemente en adoptar un enfoque más autoritario o. Al examinar su propio estilo, puede perfeccionar sus habilidades y.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *